Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 febrero 2008

poema para r

http://lapoesiaencarnada.mundo-r.com

Son pasajeras las nostalgias
que como trenes de mercancias
se apean de los dias.
Es sencillo el texto de humo
que la infancia deja sobre el cielo.
Un texto delicado y largo
como las derrotas que trazabamos
con el corazon virgen
desde la hierba brillante de los prados
hasta el ultimo comboy
atlantico que dejaba las tardes hechas
de vacas pastando las lineas de fuga
que se nos desprendian de los dedos.

Tengamos en cuenta el sortilegio
que encerraban los regresos
aunque solo fuese aquel tramo
inverso de los prados arbolados
tendido como un cable de alta tension
entre los ojos desmesurados
y la lumbre imberbe entre los muslos
mas tiernos del futuro.

Jamas olvidare el brote del vello
como grumos de luz en carne viva,
alli, donde la leche de la carne
acunaria para siempre los labios de la vida,
su lengua poliglota y salvaje

Anuncios

Read Full Post »

insufrible mezquindad

QUE ASCO!!!!!Que bastion de mierda

suponen tus sueños.

Eres un bastardo consumado

de la madre naturaleza.

Tienes panico

al vacio de tus manos.

Todo lo que tocas

lo conviertes en sangriento

y esteril oro.

Ucupas tanto espacio

como un cadaver no nato.

No puedo desear que te mueras

porque ello supone

parte de alguna utopia, creo.

SOLO ESPERO

QUE SE CANSE EL MUNDO

DE TUS MALDITAS BARATIJAS.

Read Full Post »

recordando siempre a CESAR VALLEJO

LOS HERALDOS NEGROS

Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán talvez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema

Y el hombre… Pobre… pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé!
LA UBRE DE DE LUZ

Read Full Post »